Aristemo llegó a su final dejando mensajes y vacíos

Aristemo llegó a su final dejando mensajes y vacíos

Aristemo llegó a su final dejando mensajes y vacíos

Aristemo llegó a su final dejando mensajes y vacíos

Si hace un año me hubieran dicho que la pareja de Aristemo tendría tanto apoyo e importancia, tal vez les contestaría que eso no pasaría, menos en México, donde hablar de homosexualidad es un tabú.

Dar a conocer la historia de Aris y Temo en televisión nacional fue una puerta que se abrió para abordar nuevos temas de una manera muy natural, demostrando que el amor es amor, que todos somos libres para amar.

Cuando la telenovela Mi Marido tiene más Familia llegó a su final, el fandom de Aristemo siguió apoyando a la pareja, haciendo tendencias en redes sociales, demostrando así que merecían la serie de estos personajes.

Juan Osorio fue el encargado de llevar a cabo este proyecto, que se esperaba con mucho entusiasmo por ser la primera vez donde una pareja homosexual sería protagonista de una serie en televisión nacional y en horario estelar.

Se tenía la oportunidad de abordar temas con relevancia social, ver el crecimiento de los personajes, a los cuales les daban vida Joaquín Bondoni y Emilio Osorio, entrar nuevamente a los hogares mexicanos para enamorar.

Creo las expectativas no es que fueran altas, se esperaba un buen producto final, pues eso nos habían dado, esperábamos mirar a los Aristemo como los protagonistas, que fueran ellos el centro de la historia.

Sabíamos se tendrían que conocer nuevos personajes y dramas, ya que eran necesarios para el desarrollo de la historia, eso lo entendíamos, aunque estaba el miedo de que nos quitaran el foco principal de los que se suponían eran los protagonistas.

Después de 26 capítulos la serie llegó a su final, te dejaré aquí mi punto de vista y reflexión acerca de cómo viví esta historia, siendo un seguidor fiel de la pareja y sabiendo como inició, espero no molestar a nadie.

No considero la trama haya girado en torno a Aristemo, más bien se miró enfocada principalmente en los personajes de Ubaldo y Carlota, a quienes les dieron demasiado peso en la historia.

Esperaba mirar un desarrollo en los personajes principales, aunque al final quisieron mostrar su crecimiento, durante toda la serie permanecieron estancados en el mismo lugar, envueltos en el drama de otros personajes.

Se entiende que este sería un tema nuevo, por lo tanto, se tenía que abordar de una forma muy cuidadosa y en pequeñas dosis, para que todos lo pudieran digerir, no provocar odio u otras situaciones negativas.

El guion estaba bien estructurado los primeros capítulos, pero conforme fueron avanzado, el tiempo parecía terminar y las historias estaban abiertas, así que tuvieron que cerrar todo de una manera apresurada.

Se sintió más peso en los anuncios publicitarios en muchas ocasiones, que en la misma pareja protagonista, aunque esto era necesario, ya habían vendido en otras ocasiones productos de una manera muy sutil y eficaz.

Sí abordaron temas muy importantes como el matrimonio igualitario, hubo una propuesta de matrimonio entre dos hombres, eso fue uno de los mejores momentos que vivimos en toda la serie.

También se mencionó la adopción homoparental, la depresión y sus riesgos, el suicidio, la fuerza y valor de la mujer, los diferentes tipos de familia, la venganza, el feminismo, homofobia, entre otros más.

Fue un proyecto bien recibido, eso es algo que se aplaude, pues en México aún estos temas resultan complicados, llevarlos a la pantalla de una manera tan normal y cuidados, es algo que los escritores supieron lograr.

Aunque no se ha confirmado una segunda temporada de Juntos El Corazón Nunca se Equivoca, el fandom lo pide, pero ahora teniendo una historia que gire en torno a nuestro ship favorito de redes sociales.

Yo me quedo contento con el beso que nos regalaron al final, pues durante toda la serie las muestras de cariño fueron muy pocas, incluso los besos fueron casi obligados, recordando la censura que aún se puede vivir.

Hablando de censura, la historia de Nora y B, pudo ser una de las mejores, pero nunca la mostraron como tal, incluso Nora no dijo que era lesbiana, el motivo no lo tenemos claro, pero pudo romper paradigmas.

A pesar de todo esto, el elenco actoral, la producción, locaciones y dirección de cámara fueron buenas, con mucha calidad, jugando con los nuevos formatos que miramos en plataformas digitales.

Emilio y Joaquín supieron llevar muy bien las emociones de sus personajes, ellos siempre han hecho un buen trabajo, nos hacen llorar, reír, enojarnos de una manera tan única como ellos, demostrando así el gran talento que tienen.

Nos falta esperar a que confirmen si el proyecto Aristemo morirá después de las presentaciones de teatro o solamente lo van a dejar descansar un momento, pero los chicos deben crecer también profesionalmente y los debemos apoyar.

Actualmente están compitiendo en algunos premios, así que nos debemos unir y apoyar, merecen ganar por todo lo que nos han regalado, vamos por eso KIDS CHOICE AWARDS, no te olvides de votar usando los #, en la página y aplicaciones.

Nos despedimos por el momento de esta increíble pareja, la cual ha cambiado muchas vidas, unido más familias y demostrado que al final no importa a quien ames, mereces ser feliz y sentirte libre.

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.