Sexualidad

Cinco conceptos importantes sobre ser pasivo

7 Mins read
El periodista Alexander Cheves ha escrito una nota acerca sobre la importancia de no avergonzarse de ser un hombre pasivo.

Navegar por la vergüenza, el miedo, la curiosidad y, por supuesto, el placer.

El periodista Alexander Cheves residente en la ciudad de Nueva York cuyo trabajo ha aparecido en Vice, Out Magazine, Pride, Gayety, Project Q, Advocate y Fenuxe Magazine ha escrito una nota acerca sobre la importancia de no avergonzarse de ser un hombre pasivo.

Alexander inicia su escrito revelando que su primera experiencia sexual ocurrió en una habitación de hotel mientras otros chicos del grupo de jóvenes de su iglesia dormían:

«Él me tocó. Lo toqué. Estábamos temblando. En ese momento, ‘ser pasivo’ no era un concepto que yo entendiera de manera apreciable. Años más tarde, aprendería mi vocabulario sexual, palabras que dividían mi deseo en roles como «activo», «versátil» y «pasivo». Con estos roles vinieron habilidades para desarrollar, estereotipos para esquivar, conceptos erróneos que abordar y una sorprendente cantidad de vergüenza cultural.

Mejorar en ser pasivo me obligó a ver a través de todo eso y confiar en mi experiencia. En mi mente volvía continuamente esa primera experiencia. Se sentía bien porque estaba bien. Era lo opuesto a la vergüenza, era mi cuerpo haciendo lo que tenía que hacer. Hoy, ser pasivo es una parte increíble de mi vida. Estoy orgulloso del sexo que tengo y disfruto ayudando a otros a descubrir lo que aman».

Luego de esa introducción Alexander continúa con su escrito entregando consejos sobre la conocerse como hombre pasivo:

¿Cómo sé si soy pasivo?

¿Qué significa para ti ser un «pasivo»? Bueno, en primer lugar, no tienes que «ser» nada. No tienes que hacer que algo que disfrutes sexualmente sea parte de tu identidad.

Activo, pasivo y versatil. Estas etiquetas facilitan la búsqueda de parejas sexuales. Eso es todo lo que hacen. No definen una parte esencial de ti a menos que tú quieras. Antes de que las aplicaciones de conexión establecieran estas palabras como vocabulario sexual estándar, los hombres queer usaban códigos callejeros discretos (pañuelos de colores, ciertos tipos de ropa) para decirse discretamente qué tipo de sexo buscaban y qué rol querían tomar.

Estas palabras ayudan a que suceda el sexo. No son jaulas en las que tengas que vivir tu vida.

¿Cómo sé si disfrutaré?

Ser pasivo no suele ser muy divertido en sus primeros intentos. Para muchos, tocar fondo es incómodo al principio. Todo sexo es incómodo cuando no sabes lo que estás haciendo.

Pero no te rindas. Con la práctica llega el placer. Una vez que lo domines, se siente genial.

¿Es seguro?

El sexo anal tiene tanto riesgo como el sexo vaginal en cuanto a infecciones de transmisión sexual no deseadas como clamidia y gonorrea, y dado que el VIH es más común entre ciertas poblaciones.

En el discurso cultural, el VIH está ampliamente asociado con la comunidad LGBTQ, tanto que muchos principiantes que quieren intentar ser pasivos se abstienen de hacerlo porque piensan que es una actividad extremadamente peligrosa y de alto riesgo.

Eso no es cierto. Todo tipo de actividad sexual implica un riesgo. Aprender sobre esos riesgos y tomar las medidas necesarias para minimizarlos (protegerse y hacerlo de forma consiente) da la libertad de disfrutar de hacerlo sin miedo.

¿Pueden dos pasivos estar en una relación?

“Sí pueden”, dice Alexander: «Mi novio se inclina a ser pasivo, y yo también. Me encanta tener sexo con él, y él ama hacerlo conmigo, pero a veces (a menudo) ambos preferimos que nos penetren, y lo hacemos, pero con otros chicos».

Es posible que el concepto de no monogamia no sea algo en lo que esté listo para pensar en este momento, pero en algún momento descubrirá una parte increíble de la cultura de los hombres gay: somos maestros de lo no tradicional, no monógamo, poliamoroso y «relaciones abiertas”.

¿Por qué NO sentir vergüenza de ser pasivo?

Probablemente te hayan dicho que ser pasivo te convierte en «la chica» o te hace «más gay». Vivimos en una cultura patriarcal y misógina en la que los hombres femeninos a menudo se avergüenzan.

Tal vez todavía estás lidiando con algunos problemas de autoaceptación y el concepto de ser «más gay» es incómodo, porque no quieres ser «más gay». Puede que ni siquiera quieras «ser gay» en absoluto.

Lo primero es lo primero: no hay nada de malo en ser femenino. Tampoco hay nada de malo en ser gay. Lo que disfruta sexualmente no dice nada sobre tu importancia social, tu poder, la masculinidad, la feminidad, tu identidad de género, tu atractivo, tu deseabilidad o tu «valor». Es solo sexo. Disfrútalo. Haz lo que se sienta bien.

Fuente: Them.us

¿Ya eres parte de la comunidad GBTQ de más de 15 millones de personas?

Te invitamos a descargar SCRUFF la app GBTQ más segura y mejor valorada en Google Play y Apple Store AQUÍ. Además de encontrar a los chicos con los mismos intereses tuyos de tu ciudad, encontraras la lista de eventos culturales y digitales LGBT en SCRUFF Eventos; podrás programar tu viaje con SCRUFF Venture, ver shows en directo donde podrás ganar dinero solo por ser usuario de la app; también hacerte embajador… y seguir conectando con personas GBTQ de tu ciudad o de cualquier parte del mundo. ¡Únete AHORA aquí!

¿Y tú qué opinas?

Para conocer las últimas noticias sobre lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, y queer en español, visita el Home de Plaza Diversa. Echa un vistazo a nuestras últimas noticias o encuéntranos en FacebookTwitter e Instagram.

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a [email protected] si tienes alguna duda o sugerencia.

error: Content is protected !!