Cosas que los hombres gays tiene que dejar de hacer

Son 15 opiniones personales

Seamos sinceros, para gran parte de la población perteneciente a nuestra minoría diversa no es nada fácil el hecho de aceptarse como LGBTQ por completo, porque se nace bajo miedos y tabúes que solo con el paso de los años en la madurez se logran acabar.

 

Teniendo en cuenta lo anterior el blogger Madison Moore, ha sido invitado por la revista Thought Catalog para exponer sobre el tema, donde según su criterio hay cosas que debemos dejar de hacer los homosexuales tales como dejar el miedo al “afeminamiento”, actuar con actitudes hipermasculinizadas ridículas, y sobre el tema de citas en apps el ya conocido “No feos, no locas, no gordos”.

 

Iniciamos con el listado, según la apreciación de Madison.

 

1. Dejar de tener miedo al “afeminamiento”. Eso es básicamente misoginia mal ubicada. Yo sé que todos tenemos cosas que nos atraen de los demás hombres, pero hay una gran diferencia entre sentirse atraído por chicos masculinos y sentirse asqueado por las llamadas “locas”, así que tomen nota aquellas personas que escriban en sus perfiles de sitios de citas “locas/emplumadas/maricas/femeninas/reinas: abstenerse”. Porque sin locas, ¡este mundo sería un lugar muy aburrido, insípido y mal decorado!

 

2. Describirse a sí mismos como “actitud hetero”. ¿Y eso qué significado tiene? Eres un hombre a quien le gusta la herramienta o el botín de otro hombre, ¿verdad? entonces, por lógica, no hay nada hetero en eso.

 

3. Tratar de encajar en un ideal mágico de belleza masculina gay. Me entristece mucho cuando veo a hombres homosexuales que no pueden expresarse de la manera que deberían porque están tan absortos en ser como todos los demás homosexuales. Ya sabes, los clones gay. Aunque no lo culpo. Hacemos lo que tenemos que hacer para ganarnos la aceptación. Hubo un período en el que creía plenamente que si no usaba una camiseta de Abercrombie, ningún hombre gay me encontraría atractivo ni querría salir conmigo. Todos los gays usaban camiseta de la misma marca, así que sentí que si quería aceptación, yo también debería usar lo mismo.

4. Usar soy “masculino” para describirse. ¿Y es que solo eres eso, no hay nada más que te describa?

 

5. Dejar de usar el dating unas cuantas horas al día. Abres una app de citas y ahí está, la misma persona de siempre, todos los días, a cualquier hora. Estar conectado todo el día no hace que aumente tus probabilidades para ligar.

 

6. Y hablando de apps de citas, por favor, no más fotos de espejo sucios en los baños.

 

7. Incluso, esto ya se ha convertido en algo familiar: “No me gustan los negros, lo siento”. O “Sólo busco similares a mi, tipos blancos acuerpados”. OMG, ¿Cuál es la razón de estas advertencias? Esos pensamientos me llevan a decir lo siguiente: ¿podemos dejar de justificar nuestro disgusto por otras personas con la frase “no es racismo, es solo una preferencia”? Porque, si inicias diciendo “no soy racista”, pues déjame decirte que ¡sí, definitivamente eres racista y discriminatorio!

 

8. Enfadarse o ponerse a la defensiva si alguien te llama “chica” o “nena”. Sí, sé que tienes un pene y sí, sé que no eres una chica, pedazo de amargado. Pero ten en cuenta que los hombres homosexuales usan el término “chicas” como muestra de afecto, de la misma forma que los heteros se dicen entre sí “hermanos”.

9. Decir que los gays: “No queremos casarnos. Solo queremos sexo”. Sé que el matrimonio no es para todos, y ciertamente todos tienen derecho a tener su propia opinión. Ni siquiera voy a decir algo moralista como que los hombres homosexuales tienen que bajar el tono de su retórica promiscua y sexual. ¡Si te nace “echar un polvo a cada hora, hazlo”! Pero no olvidemos que nuestros pares gays realmente se beneficiarían de tener los mismos derechos y privilegios que las parejas heterosexuales. Es como la retórica gay utilizada contra las personas anti-gay: si no quieres que los gays puedan casarse, entonces no te cases con un gay. No le niegues la oportunidad a otro hombre gay de casarse si él quiere.

 

10. Preocuparse por si las cosas que haces que son “demasiado gay”. También, decir que “odias” la cultura gay. No “haces” drag porque la sola idea te asusta. Quieres encontrar a alguien agradable y normal que no sea de ambiente. Pero ¿A qué se le tiene tanto miedo?

 

11. Broncearse de forma no natural. No tengo nada en contra del bronceado per se, pero hay ciertos tipos de bronceados que que a mi parecer no deberían aceptarse, ¡como los que salen del color de una botella! Oigan, si se tiran encima de una sábana la pueden manchar, ¡¿Ok?! Esta es una lección que me gustaría extender a todas las personas de la sociedad. El color de tu piel no debe salir de una botella, y si vas a broncearte, al menos asegúrate de que tu trasero sea del mismo color que el resto de tu cuerpo.

 

12. Subir fotos sin camisa a Facebook. ¡Sí lo dije!

 

13. ¿Podemos omitir los centímetros? Ustedes saben a lo que me refiero: ¡decir en las apps de citas que su miembro mide veinte centímetros! No hay forma de que todos los hombres gays del mundo tengan la misma medida.

 

14. Dejar de odiar a otros hombres gays.

 

15. Dejar de odiarnos a nosotros mismos.

¿Ya eres parte de la comunidad GBTQ de más de 15 millones de personas?

Te invitamos a descargar SCRUFF la app GBTQ más segura y mejor valorada en Google Play y Apple Store AQUÍ. Además de encontrar a los chicos con los mismos intereses tuyos de tu ciudad, encontraras la lista de eventos culturales y digitales LGBT en SCRUFF Eventos; podrás programar tu viaje con SCRUFF Venture, ver shows en directo donde podrás ganar dinero solo por ser usuario de la app; también hacerte embajador… y seguir conectando con personas GBTQ de tu ciudad o de cualquier parte del mundo. ¡Únete AHORA aquí!

¿Y tú qué opinas?

Para conocer las últimas noticias sobre lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, y queer en español, visita el Home de Plaza Diversa. Echa un vistazo a nuestras últimas noticias o encuéntranos en FacebookTwitter e Instagram.

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.