Covid–19: nueva causal de discriminación contra personas VIH positivo

Covid–19 nueva causal de discriminación contra personas VIH positivo

Covid–19: nueva causal de discriminación contra personas VIH positivo

En días pasados, la comunidad trans, especialmente en Bogotá, vio con horror el caso de Alejandra, una mujer trans, trabajadora sexual que murió ahogada por la omisiva de las autoridades sanitarias al prestarle ayuda, por la única razón de que era una paciente con VIH. Su caso escandalizó a Colombia, y en sí, a todas las personas que saben que la discriminación en contra de personas LGBTI es latente, sistemática y continua; y se incrementa aún más, cuando las personas son VIH positivo.

No obstante, su caso no es alejado a otras realidades. Lo cierto es que se están presentado en esta época, donde el virus que nos mantiene confinados en nuestras casas, casos de discriminación sustentado bajo el pretexto del SARS-CoV-2 que causa la enfermedad del COVID-19. Por ello, quiero darle voz en esta ocasión a personas que se están viendo vulneradas en esta época, específicamente en los derechos laborales que estas tienen.

En días pasados un amigo me comentó que estaba en trámites para poder conseguir un trabajo por las vacaciones de mitad de año que dan todas las universidades. Pedro, el nombre de mi amigo, es una persona que fue diagnosticada con VIH hace ya un buen tiempo. Desde el primer momento en que supo que padecía este virus tan ampliamente estigmatizado desde los años 80, él inició el tratamiento tal como lo indicaron los médicos y hoy en día, el virus en su cuerpo es indetectable y sus niveles de defensas son totalmente normales, por lo que la vida de Pedro y su salud es tan normal como la de una persona que no padece VIH.

Retomando la historia, y luego de contextualizar la situación, Pedro me comentaba que el trabajo al cual estaba aplicando si bien no representaba en sí una gran ganancia económica, ni tampoco un gran paso profesional, si era un dinero que le serviría en este momento para tener algo de dinero, pues en tiempos de pandemia, hasta el más rico se ha visto afectado y un dinero extra en el bolsillo nunca sienta mal. Si bien, él estuvo muy tranquilo pasando los filtros que la empresa estableció para elegir al mejor candidato para dicha vacante, uno de los últimos pasos de este, era el examen de medicina laboral. Ante ello, la empresa le solicitó a Pedro que se dirigiera a COLMEDICOS, una IPS que como su página lo indica, presta servicios en Medicina Preventiva y del Trabajo.

Pedro acudió el día y la hora citado por COLMEDICOS para su cita de medicina laboral. En dicha cita, Pedro, de buena fe, puso de presente desde un inicio que era una paciente con VIH positivo, pero aclarando a su vez que su estado de salud era estable, sus niveles de defensas eran normales y que estaba tratado correctamente, por lo que era una paciente con el virus indetectable. La médica que lo atendió, tomó nota de esto sin entrar en detalles. Pedro le solicitó sutilmente que no quería que esta información causara un diagnóstico equivocado o negativo a sus intereses, a lo que la médica expresó fríamente que debía poner eso en su reporte, no sin antes dejarle en claro que no era algo de que angustiarse pues esa información no causaría ningún reporte negativo en contra de sus intereses ni mucho menos, en el proceso de selección al trabajo al cual se postulaba. Sin más comentarios de por medio, la cita transcurrió con total normalidad.

Días más tarde, el resultado llego a la empresa y Pedro fue informado que lastimosamente no había quedado en el cargo para el cual estaba interesado. Al entrar en detalle, Pedro descubrió que la empresa tomó tal decisión por el reporte que COLMEDICOS allegó a esta. En este documento, ellos manifestaron expresamente que Pedro era un paciente con VIH positivo y debido a esta condición, no era apto para ejercer dicho cargo, pues al ser un trabajo en donde se le requería de manera presencial y al ser catalogado por el Gobierno Nacional colombiano como una persona vulnerable de ser contagiado COVID – 19, dado que era VIH positivo, lo recomendable era no contratarlo.

Con esta historia quiero hacer una denuncia pública en contra de COLMEDICOS, quienes fueron los que emitieron este reporte a todas luces transgresor y atentatorio de derechos. Es justificable que en un estado de emergencia como el que vivimos en Colombia existan ciertas restricciones en los derechos de las personas. Pero bajo ningún motivo, ni esta empresa ni el Gobierno Nacional como máxima autoridad, pueden violentar y transgredir derechos de personas que conviven con un virus, que bien tratado, no genera ningún riesgo de mayor contagio ni de consecuencias adversas para ellos, ni mucho menos para la sociedad.

Es comprensible que se quiera proteger a la población más vulnerable, pero resulta totalmente transgresor que empresas “serias” como COLMEDICOS tengan trabajadores que usan información totalmente sensible, para expedir un reporte discriminatorio, sustentándolo bajo lo que dice el Gobierno, sin emitir un correcto reporte de la salud particular de un paciente como Pedro, generándole así la perdida de una oportunidad laboral, por el sesgo e ignorancia de la médica de turno.

Importantes organizaciones mundiales que están a la vanguardia de los estudios de este nuevo virus en relación con el riesgo que presentan las personas que son VIH positivo, tales como British HIV Association[1], la EACS (Europeam AIDS Clincal Society)[2], el Departamento de Salud de Servicios Humanos de los Estados Unidos[3], entre otros, ya han demostrado y siguen demostrando que una persona como Pedro, con el VIH indetectable en su cuerpo y con niveles de defensa estables y normales, no está en mayor de riesgo de contagio por Covid – 19 que una persona que no tenga VIH. Entonces ¿por qué el Gobierno Nacional no toma en cuenta la experticia de estas organizaciones a la hora de manifestar públicamente a decir que un paciente VIH positivo está en alto riesgo, cuando los estudios demuestran lo contrario?

Finalizo esto, cuestionándome sobre lo siguiente: ¿Acaso la médica que atendió a Pedro no debía poner todos estos detalles en su reporte profesional: que era una paciente con VIH indetectable con índices normales de defensas?, ¿de cuándo acá la información brindada por un paciente puede generar un reporte negativo que exprese que no es capaz de trabajar en un espacio determinado, por parte de un médico de medicina laboral?; ¿un simple reporte de un médico, que no ha cotejado información con la historia clínica de un paciente, es causal suficiente para que la empresa desestime a Pedro del empleo de verano

por el cual concursaba?; ¿este reporte no generaría en el futuro laboral de Pedro inconvenientes o una mayor revictimización en otros escenarios, cerrándole las puertas a una persona íntegra y capaz de asumir nuevos retos laborales?; ¿no es acaso este reporte una discriminación clara en contra de personas que son VIH positivo?

El caso en si genera muchas dudas del actuar de las personas que intercedieron y deja presente que la discriminación en contra de personas LGBTI sigue existiendo y más aún cuando son portadoras de este virus; la sociedad en sí sigue catalogando y estigmatizando a estas personas y centros de salud como el mencionado, siguen siendo cómplices de una discriminación latente que parece nunca acabar, pues al contrario, parece que esta misma muta en disposiciones carentes de sentido y tecnicismo científico que recaen en la vieja fórmula de apartar lo que está fuera de su entendimiento.

¿Y tú qué opinas?

Para conocer las últimas noticias sobre lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, y queer en español, visita el Home de Plaza Diversa. Echa un vistazo a nuestras últimas noticias o encuéntranos en FacebookTwitter e Instagram.

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.