¿De dónde viene la “pluma” de algunos hombres gais?

Si bien no se tiene una base científica para definir los ademanes femeninos en un hombre gay, por el momento, se tiene una teoría para tratar de esclarecer el tema de las “plumas”.

Es bueno entender.

Si bien no se tiene una base científica para definir los ademanes femeninos en un hombre gay, por el momento, se tiene una teoría para tratar de esclarecer el tema de las “plumas”.

El antropólogo norteamericano Marvin Harris, basa su explicación sobre esta conducta diciendo que por observación y la imitación algunos hombres aprenden estas conductas, que le permiten adaptarse al mundo que los rodea, creando una personalidad conforme a los gustos propios.

No hay algún estudio que compruebe que comprometa dentro de un hombre hay algo físico o químico, que lo lleve hacer gestos o voces afeminadas.

Además, se hace la aclaración de que la homosexualidad es algo natural dentro de una persona, que no se relaciona con ningún rasgo físico, como lo es el tono de la voz, gestos, constitución física, forma de caminar, o expresiones faciales.

De hecho en lo psicológico, un hombre homosexual (masculino o afeminado) y otro heterosexual, no presentan diferencia alguna, ya sea en lo emocional, la timidez, lo sensible, lo creativo, actividades recreacionales o lo profesional.

Cabe resaltar que la pluma no hace diferente a un hombre. Pero, hay una connotación a creer entre los heterosexuales, que todos los gais tienen ademanes femeninos, creando un rechazo hacía los hombres que presentan gestos afeminados; incluso dentro de la propia comunidad Lgbt existe cierto tipo de alejamiento entre los hombres masculinos, llamando este sentimiento como “plumofobia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.