Cultura

Hace 1.000 años, a la Iglesia Católica no le importaba si eras gay

10 Mins read
Imagen tomada de Caricaturizado - Caricatura política peruana

HACE MIL AÑOS, LA IGLESIA CATÓLICA PRESTÓ POCA ATENCIÓN A LA HOMOSEXUALIDAD.

El Papa Francisco ha hablado abiertamente sobre la homosexualidad. En una entrevista reciente, el Papa dijo que las tendencias homosexuales “no son un pecado”. Y hace unos años, en comentarios hechos durante una entrevista en vuelo, dijo:

“Si alguien es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgar?”

Sin embargo, el Papa también ha disuadido a los hombres homosexuales de ingresar al sacerdocio. En otra entrevista, afirmó categóricamente que, para alguien con tendencias homosexuales, el “ministerio o la vida consagrada no es su lugar”.

 

Muchos sacerdotes homosexuales, cuando fueron entrevistados por The New York Times, se caracterizaron por estar en una “jaula” como resultado de las políticas de la iglesia sobre la homosexualidad.

 

Lisa McClain, profesora de Historia y Estudios de Género en la Universidad Estatal de Boise (escritora original de este artículo), dice que, como estudiosa especializada en historia de la Iglesia católica y estudios de género, puede dar fe de que hace 1.000 años, los sacerdotes homosexuales no estaban tan restringidos. En siglos anteriores, la Iglesia Católica prestó poca atención a la actividad homosexual entre sacerdotes o laicos.

MALENTENDIDOS BÍBLICOS

La Biblia pone tan poco énfasis en los actos entre personas del mismo sexo como lo hizo la iglesia primitiva, aunque a muchos cristianos se les puede haber enseñado que la Biblia claramente prohíbe la homosexualidad.

 

Las escrituras judeocristianas rara vez mencionan la sexualidad entre personas del mismo sexo. De los 35.527 versículos de la Biblia católica, solo siete (el 0,02 por ciento) a veces se interpretan como una prohibición de los actos homosexuales.

 

Incluso dentro de ellos, las referencias aparentes a las relaciones entre personas del mismo sexo no se escribieron o entendieron originalmente como una acusación categórica de actos homosexuales, como en los tiempos modernos. Los cristianos antes de finales del siglo XIX no tenían un concepto de identidad gay o heterosexual.

 

Por ejemplo, Génesis 19 registra la destrucción por parte de Dios de dos ciudades, Sodoma y Gomorra, por “azufre y fuego” por su maldad. Durante 1.500 años después de la escritura de Génesis, ningún escritor bíblico equiparó esta maldad con actos del mismo sexo. Solo en el siglo I d.C. un filósofo judío, Filón de Alejandría, identificó por primera vez erróneamente el pecado de Sodoma con la sexualidad entre personas del mismo sexo.

 

Se necesitaron siglos para que un consenso cristiano estuviera de acuerdo con la mala interpretación de Filón, y finalmente se convirtió en el entendimiento aceptado de esta escritura, de la cual surgió el término despectivo “sodomita”.

 

Hoy, sin embargo, los teólogos generalmente afirman que la maldad que Dios castigó fue la arrogancia de los habitantes y la falta de caridad y hospitalidad, no cualquier acto sexual.

 

Los eruditos religiosos han investigado de manera similar las otras seis escrituras que los cristianos en los tiempos modernos afirman que justifican la condena categórica de Dios de todos los actos del mismo sexo. Han descubierto cómo traducciones erróneas, textualizaciones erróneas e interpretaciones erróneas similares han alterado los significados de estas escrituras antiguas para legitimar los prejuicios sociales modernos contra la homosexualidad.

 

Por ejemplo, en lugar de etiquetar todos los actos homosexuales como pecaminosos a los ojos de Dios, los cristianos antiguos estaban preocupados por los excesos de comportamiento que podrían separar a los creyentes de Dios. El apóstol Pablo criticó los actos entre personas del mismo sexo junto con una lista de comportamientos inmoderados, como el chisme y la jactancia, en los que cualquier creyente podría permitirse en exceso.

 

No podría haber estado emitiendo una condena general de la homosexualidad o de los homosexuales porque estos conceptos no existirían hasta dentro de 1.800 años más.

EL SEXO GAY, COMO TAL, GENERALMENTE QUEDA IMPUNE

Los primeros líderes de la iglesia no parecían demasiado preocupados por castigar a los que practicaban la homosexualidad. Se ha descubierto que hay un silencio notable sobre los actos homosexuales, tanto en las teologías como en las leyes de la iglesia durante más de 1.000 años, antes de finales del siglo XII.

 

Cuando los primeros comentaristas cristianos como Juan Crisóstomo, uno de los escritores bíblicos más prolíficos del siglo IV, criticaron los actos homosexuales, fue típicamente parte de una condena ascética de todas las experiencias sexuales.

 

Además, generalmente no era el acto sexual en sí lo que era pecaminoso, sino alguna consecuencia, como la forma en que participar en un acto podría violar normas sociales como las jerarquías de género. Las normas sociales dictaban que los hombres fueran dominantes y las mujeres pasivas en la mayoría de las circunstancias.

 

Si un hombre asumió el papel pasivo en un acto del mismo sexo, asumió el papel de la mujer. Era “poco masculino y afeminado”, una transgresión de la jerarquía de género que Filón de Alejandría llamó “el mayor de todos los males”. La preocupación era vigilar los roles de género más que los actos sexuales, en sí mismos.

 

Antes de mediados del siglo XII, la iglesia agrupaba la sodomía entre muchos pecados relacionados con la lujuria, pero sus penas para las relaciones entre personas del mismo sexo eran muy indulgentes si existían o se aplicaban en absoluto.

 

Los consejos de la iglesia y los manuales de penitencia muestran poca preocupación por el tema. A principios del siglo XII, una época de reavivamiento, reforma y expansión de la iglesia, sacerdotes y monjes prominentes podían escribir poesía y cartas glorificando el amor y la pasión, incluso la pasión física, hacia personas del mismo sexo y no ser censurados.

 

En cambio, fueron las autoridades civiles las que finalmente se interesaron seriamente en enjuiciar a los infractores.

LOS AÑOS DE HOSTILIDAD

A fines del siglo XII, la atmósfera anterior de relativa tolerancia comenzó a cambiar. Los gobiernos y la Iglesia Católica estaban creciendo y consolidando una mayor autoridad. Intentaron cada vez más regular la vida, incluso la vida privada, de sus súbditos.

 

El Tercer Concilio de Letrán de 1179, un concilio de la iglesia celebrado en el palacio de Letrán en Roma, por ejemplo, prohibió la sodomía. Los clérigos que lo practicaban debían ser expulsados ​​o ingresar a un monasterio para realizar penitencia. Los laicos fueron castigados con mayor dureza con la excomunión.

 

Podría mencionarse que tal hostilidad aumentó, no solo hacia las personas que mantienen relaciones con personas del mismo sexo, sino también hacia otros grupos minoritarios. Los judíos, musulmanes y leprosos también se enfrentaron a niveles crecientes de persecución.

 

Si bien las leyes de la iglesia y los castigos contra los actos del mismo sexo se volvieron cada vez más severos, al principio solo se aplicaron esporádicamente. Hombres de iglesia influyentes, como el teólogo y filósofo del siglo XIII Tomás de Aquino y el popular predicador Bernardino de Siena, conocido como el “Apóstol de Italia”, no estaban de acuerdo sobre la gravedad del pecado involucrado.

 

En el siglo XV, sin embargo, la iglesia se conformó a las opiniones sociales y se hizo más vocal para condenar y perseguir los actos homosexuales, una práctica que continúa hasta hoy.

LOS SACERDOTES TEMEN LA RETRIBUCIÓN HOY

Hoy en día, el Catecismo Católico enseña que desear a otros del mismo sexo no es un pecado, pero actuar de acuerdo con esos deseos sí lo es.

 

Como dice el Catecismo, las personas con tales deseos deben permanecer castas y “deben ser aceptadas con respeto y sensibilidad. Debe evitarse todo signo de discriminación injusta en su relación “. De hecho, los ministerios católicos como DignityUSA y New Ways Ministries buscan servir y defender a esta población.

 

Sin embargo, los sacerdotes homosexuales pertenecen a una categoría diferente. Viven y trabajan bajo el celibato obligatorio, a menudo en órdenes religiosas del mismo sexo. El Papa Francisco I los ha animado a ser “perfectamente responsables” para evitar el escándalo, mientras desalienta a otros hombres homosexuales a ingresar al sacerdocio.

 

Muchos temen represalias si no pueden vivir de acuerdo con este ideal. Para el 30-40 por ciento estimado de los sacerdotes estadounidenses que son homosexuales, la apertura del deseo hacia el mismo sexo entre los clérigos del pasado no es más que un recuerdo.

 

Artículo original publicado en The Conversation.

¿Ya eres parte de la comunidad GBTQ de más de 15 millones de personas?

Te invitamos a descargar SCRUFF la app GBTQ más segura y mejor valorada en Google Play y Apple Store AQUÍ. Además de encontrar a los chicos con los mismos intereses tuyos de tu ciudad, encontraras la lista de eventos culturales y digitales LGBT en SCRUFF Eventos; podrás programar tu viaje con SCRUFF Venture, ver shows en directo donde podrás ganar dinero solo por ser usuario de la app; también hacerte embajador… y seguir conectando con personas GBTQ de tu ciudad o de cualquier parte del mundo. ¡Únete AHORA aquí!

¿Y tú qué opinas?

Para conocer las últimas noticias sobre lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, y queer en español, visita el Home de Plaza Diversa. Echa un vistazo a nuestras últimas noticias o encuéntranos en FacebookTwitter e Instagram.

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

.





.
Seguir
close-link
error: Content is protected !!