Mi primo fue el primer hombre en mi vida

Mi primo fue el primer hombre en mi vida

Mi primo fue el primer hombre en mi vida

Mi primo fue el primer hombre en mi vida

Soy Joel, hoy tengo 23 años, aunque la historia que contaré sucedió cuando tenía 15 años.

Quizás llegar a los 15 años para una mujer es toda una celebración, pero para nosotros los hombres en general es un año más, pero no puedo decir que este era mi caso.

Vengo de una familia bien posicionada económicamente en la ciudad de Barranquilla, al norte de Colombia. La costa Caribe colombiana es una tierra ardiente, llena de colores, vida, alegría, música, arte, realismo mágico y machismo por doquier. Mi familia durante años ha forjado un apellido valeroso por la fuerza económica que la rodea, esto ha sido de gran ayuda para mí, pues gracias a ello he podido conocer otras culturas y países desde muy pequeño.

Justo a los 15 años como regalo de cumpleaños le pedí a mis papás que me regalaran un viaje a Estados Unidos, allá en Nueva York tengo familia, y mis primos son hijos de tía Gloría quien se ha casado con un norteamericano, o sea, ellos tienen sangre colombiana, aunque sus físicos sean de típico hombre yankee.

Uno de mis primos, David, es una belleza ambulante. Mi tía toda la vida ha hecho varios viajes dentro del año a Colombia para visitar a mi abuela, y en aquellos tiempos siempre viajaba con sus hijos, o sea, mis primos. Justo cuando yo tenía 14 años pude contemplar y vivir algo que marcó toda mi vida. Encontré a mi primo David saliendo completamente al natural de uno de los baños de la casa de mi abuela, para ese entonces él tenía 20 años, y ya era todo un hombre. David era gimnasta así que gozaba de un cuerpo glorioso, pero no solo eso, sino que aquello “que todo sabemos” era algo mágico para mis ojos porque su grandeza hacía que mis ojos quedaran fijos en ello.

En esa ocasión David se dio cuenta que yo lo estaba mirando y él hizo un gesto que nunca olvidaré se movió un poco hacía donde yo estaba, quitó por completo su toalla y empezó a masajear un poco. Lamentablemente en ese momento a mí me llamaron y me tocó salir de la habitación.

Desde entonces quedé marcado para siempre. Meses después de lo ocurrido empecé a hablar con David en chats, y en una de las conversaciones me dijo, “para tu cumpleaños vente a NYC y yo te parto la torta como debe ser. Te juro que la pasarás muy bien”.

Por ello pedí a mis padres que la celebración de 15 años míos fuese un viaje. No lo podía creer, probar lo que siempre había querido como regalo de cumpleaños era algo inimaginable. Y hoy puedo decir que ha sido el mejor cumpleaños de todos. Yo cumplo a inicio de la época de invierno en los Estados Unidos, justo para ese momento mi tía programa uno de sus viajes a Colombia, la idea principal de mi viaje era pasar una semana en NYC y regresar con mi tía para no quedarme solo en esa ciudad.

Pero el destino me tenía preparado algo sumamente fenomenal, porque al día siguiente de mi arribo a Nueva York, mi tía tuvo que salir de emergencia con mi primo Steve y su marido hacía Miami, David se quedó en casa para que yo no me quedara solo. Fue lo mejor de mi cumpleaños.

David en esos días me enseñó todo lo que un hombre debe conocer en la intimidad con otro hombre. Puedo decir que no hubo un solo día en que yo no aprendiera algo nuevo. Para mí fue una experiencia única porque la celebración duró días. Y según él, también fue único porque por primera vez lo hacía con alguien primerizo, por lo tanto, él dice que fue mi maestro, además de ser el primer hombre en mi vida.

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.