¿Sabes la forma adecuada de decirle a tus papás que eres gay?

Sabes la forma adecuada de decirle a tus papás que eres gay

Sabes la forma adecuada de decirle a tus papás que eres gay

¿Sabes la forma adecuada de decirle a tus papás que eres gay?

Reiteramos que, salir del clóset para muchas personas significa demasiado, no es fácil, pero si eres de los que desea dar el paso, a continuación, te aconsejamos cómo lo puedes hacer.

El tema acerca de salir de clóset es sumamente personal. Cada hombre o mujer es independiente en asumir que tan valioso es para su día a día el hacer pública su orientación sexual ante las demás personas, debido a que es una decisión que acompañará por toda la vida a quien con valentía asume su propia verdad.

A pesar que estamos en plena liberación personal, donde se celebra alrededor del mundo el hecho de asumir lo que en realidad somos, para miles de personas LGBT+ que viven ocultando su verdadero yo, esta “liberación” no tiene mucho significado porque seamos sinceros, cada hogar o familia sobre la faz de la tierra, es un universo completamente distinto donde se convive con diferentes reglas.

Para algunas personas resulta fácil el hacer pública su orientación sexual ante su núcleo familiar, pero en otro gran porcentaje el hecho de asumir ser gay puede significar violencia intrafamiliar, rechazo, incluso como bien sabemos, en algunos caos la muerte. Por eso, antes de aconsejar a que salgas del clóset con tus padres, te pedimos que lo pienses muy bien y observes quienes son las personas que te rodean, si estás en la edad correspondiente para salir, si piensas que puedes contar con el apoyo aquellos que dicen amarte incondicionalmente. Preferimos la seguridad por encima de todo.

En una sociedad donde la religión es el pan de cada día y las costumbres del pasado gobiernan siempre será difícil asumir una decisión como la de salir del clóset, por culpa de tantos prejuicios y ataduras mentales ligadas a conceptos errados provenientes del significado de “familia”, aun así, debemos ser sinceros y consientes sobre que el mundo está cambiando y con el paso de los días las cosas se encaminan a la construcción de una sociedad igualitaria que acepta la decisión de cada persona y no se juzga lo que pasa en la cama del vecino.

A ese punto llegaremos, para eso necesitamos más visibilidad y lograrlo depende de cada uno de nosotros. Es aquí donde el asumir con los padres lo que en realidad somos se convierte en ese primer paso que necesita la sociedad para lograr el objetivo de ser un mundo equitativo, igualitario y que cobija a todas las personas sin importar sus pensamientos u orientación sexual.

¿Pero cómo hacerlo? ¿Cuál es la forma adecuada? Lo primero que debemos hacer es ir abonando día a día el terreno. Si tus padres dicen frases homofóbicas o malos comentarios acerca de la comunidad LGBT, debemos acercarnos a ellos y decirles de forma amena que no está bien hablar mal de otras personas, dejando claro que todos somos libres de elegir con quien estar, aconsejando acerca de que nadie elige a quien entregarle el corazón y (si son muy religiosos) hacerles ver que la religión no puede decidir por los demás, no puede imponer reglas, sino que la doctrina a seguir debe ser una guía enfocada al amor y la libertad.

A seguir podrías hacerles comentarios sobre que un amigo muy cercano salió del clóset y su familia lo acepto, ahí lanzas la pregunta sobre cómo reaccionarían ellos si alguien en la familia resultara ser gay. Este es un paso importante porque sabrás de primera voz el pensamiento de tus padres acerca del tema.

Tercero, con base a la respuesta si es negativa debes hacerle entender que ser LGBT+ no es una limitación, pecado, decisión o una enfermedad. Pero si la respuesta es grata, de aceptación y no le ven ningún inconveniente entonces puedes ir abonando el camino con pistas que vayas dejando en el camino. Esto sería como un sembrado donde le das a entender a tus padres que tus gustos se enfocan en personas de tu propio sexo.

Antes de decirles la verdad es bueno que cuentes con apoyo de otras personas, quienes te brinden confianza, te llenen de valentía y acobijen tu decisión. Ahora sí puedes tomar la decisión de abrir tu corazón a esos seres que tanto quieres o dejarlo en reserva y seguir viviendo tu vida como siempre la has llevado.

Recuerda que es mejor tener una vida llena de calma, alegría, felicidad, amor verdadero y sinceridad.

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.