Lee sobre el beneficio de “salir del clóset”

Lee sobre el beneficio de que hace el salir del clóset

Lee sobre el beneficio de que hace el salir del clóset

Lee sobre el beneficio de “salir del clóset”

Según un estudio, un solo conocido gay puede cambiar los corazones y las mentes sobre los derechos LGBTQ.

Cuando el Dr. Nelson Bonheim descubrió por primera vez que la nueva médica contratada por su práctica médica estaba viviendo con otra mujer, se mostró “un poco incómodo al invitarla a su club de golf”, recordó. Ahora, 25 años después, el gastroenterólogo retirado de 76 años mira hacia atrás a esa inquietud y piensa en cuánto ha evolucionado. Bonheim dijo que una vez que conoció a su colega, una lesbiana 15 años más joven, rápidamente se hicieron amigos íntimos. De hecho, dijo que eventualmente se consideraba el “padre o hermano sustituto” de la mujer.

Con base a la anterior historia existen miles de anécdotas más circulando acerca de la relación de personas LGBT y, heterosexuales quienes cambiaron sus pensamientos al tener de cerca a un integrante de la comunidad diversa. Por esta misma razón investigadores se dieron a la tarea de ver que tan cierto era si una persona LGBT cerca de una no perteneciente a la comunidad, era capaz de cambiar sus pensamientos acerca de los derechos LGBTQ+.

¿Los resultados del estudio? En conclusión, se confirma lo que muchos ya han sabido de forma anecdótica: tener al menos un conocido gay no solo hace que las personas heterosexuales sean más propensas a apoyar los derechos de los homosexuales, sino que también los hace más propensos a aceptar a toda la comunidad LGBT en general.

El fenómeno se conoce como “teoría del contacto”, según Daniel DellaPosta, autor del estudio y profesor asistente de sociología en la Universidad Estatal de Pennsylvania. DellaPosta, quien es gay, dijo que tiene un “interés personal y académico” en el tema y se inspiró para investigarlo después de encontrar datos que mostraron que la aceptación de la homosexualidad se multiplicó por cinco entre 1973 y 2016.

“Quería entender las fuentes de ese cambio drástico”.

El investigador dijo que su estudio, titulado “Conocimiento gay y actitudes hacia la homosexualidad: una prueba conservadora”, es el primero en proporcionar un examen empírico de cómo las personas heterosexuales se ven afectadas por las relaciones tangenciales con personas gays y lesbianas. Para hacer esto, comparó datos de la Encuesta social general (GSS) de 2006, 2008 y 2010, que desde 1972 ha estado reuniendo las opiniones de miles de personas sobre una variedad de temas sociales.

Su análisis, que desde entonces ha sido publicado en la revista Socius, encontró que “los encuestados que conocieron al menos a una persona gay o lesbiana en 2006 mostraron mayores cambios hacia una mayor aceptación de la homosexualidad y el matrimonio gay en 2008 y 2010”.

En 2006, aproximadamente el 45 por ciento de las personas con un conocido homosexual o lesbiana apoyaban el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero para el 2010 la cifra había aumentado a 61 por ciento.

DellaPosta también descubrió que, si bien las personas mayores “políticamente conservadoras” eran las más propensas a estar en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo en 2006, también eran las más propensas a cambiar sus puntos de vista sobre la homosexualidad y los derechos de los homosexuales.

Una gran “conclusión” de este estudio es que “salir a la luz funciona como una estrategia para cambiar las mentes”. Esta filosofía se remonta a al menos del inicio del movimiento por los derechos de los homosexuales de los años 60 y 70. de sus líderes pioneros, Harvey Milk, a quien DellaPosta dijo que inspiró su investigación.

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.