¡Soy gay, pero homofóbico!

Soy gay pero homofóbico

¡Soy gay, pero homofóbico!

¿Qué hago?

La afirmación que se hace en el título, la padecen miles de hombres que siente atracción física y sexual por otros hombres. Pero, por desgracia, hay algunos casos donde sienten que el ser gay es algo bueno solo para ellos, por los demás sienten una fobia incontrolable. También, podemos hablar de los hombres que sienten placer y emociones fuertes por otros hombres, pero reprimen sus sentimientos y deseos, hasta llegar al punto de negación, donde se puede llegar daño tanto a ellos mismos como a los que están en su entorno.

Por eso hemos decidido investigar sobre esto, y como se puede superar.

Según varías investigaciones realizadas, se llama “homofobia internalizada”, que es la creencia consciente o inconsciente que tienen algunas personas gais de que los prejuicios, estereotipos y mitos sobre los homosexuales son ciertos. en otras palabras, son sentimientos negativos que sienten hacia sí mismas por su homosexualidad.

Por lo general, aqueja a las personas que pertenecen a minorías sexuales y no han aceptado su orientación sexual o identidad de género. Se auto rechazan por las mismas razones que los heterosexuales homofóbicos repudian a los gays.

La homofobia internalizada se refleja con complejo de inferioridad, sentimientos de vergüenza y culpa, baja autoestima y conductas autodestructivas.

Gays que tienen miedo

Desde pequeños, hemos recibido mensajes negativos en torno a la homosexualidad, a menudo descrita como pecado o enfermedad mental. El estigma y la falta de educación son las raíces de la homofobia en general. Cuando las personas gais no se aceptan y han sido criadas bajo estas creencias, las adoptan como suyas.

Esto conlleva a una represión extrema de los deseos sexuales y a la negación de la orientación sexual. Dicha represión puede ser una conducta inconsciente o consciente. En este último caso, la persona hará un esfuerzo titánico para intentar cambiar y ser “normal”.

Proyección de la homofobia internalizada

El homosexual anti-gay suele hacerse lo que le haría un heterosexual intolerante como, por ejemplo, devaluarse a sí mismo. Siente en su interior que ser homosexual es peor que ser heterosexual.

Estas personas viven llenas de miedo; miedo al rechazo de la familia, a perder el trabajo, las amistades, al qué dirán.

Por eso crean una fachada como protección. Por un lado, se esfuerzan por exhibir comportamientos masculinos y se mantienen alejadas de hombres afeminados y/o abiertamente gay.

La homofobia internalizada también lleva a algunos homosexuales a agredir, insultar y hacer bromas pesadas sobre los gais ante familiares y amigos.

No son culpables de proyectarse así. Es el resultado de las creencias de los padres, los mensajes negativos que recibieron de niños y la intolerancia de la sociedad, así como el desprecio de las instituciones religiosas.

Tips para superarlo

  • Si eres gay y estás consciente de tu homofobia internalizada, estos consejos pueden ayudarte a superar esta actitud tóxica:
  • Identifica las fuentes de tu homofobia, los mensajes negativos que has recibido en torno a la homosexualidad, y entiende que no todo el mundo piensa igual.
  • Date la oportunidad de conocer a otras personas gais y de forjar una amistad para que compruebes que esos prejuicios y estereotipos son falsos.
  • Busca ayuda profesional de un psicólogo especializado en temas gay que te ayude a afirmar tu identidad.
  • Aprende a aceptarte y a amarte tal como eres, haciendo actividades que ayuden a tu autoestima y compartiendo con heterosexuales que también te aceptan como gay.

Repite las siguientes afirmaciones: “Tengo derecho a ser feliz”, “Estoy bien siendo gay”, “Dios me creó así”.

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.