Soy un hombre heterosexual que se enamoró de un hombre gay

Soy un hombre heterosexual que se enamoró de un hombre gay

Me sentí atraído por las mujeres toda mi vida y nunca había tenido ninguna atracción física con los hombres. Pero terminé enamorándome de un chico de mi gimnasio y estoy empezando a cuestionar mi orientación sexual.

La historia ha sido publicada y muy comentada en Men´s Variety. Un hombre envía una carta para desahogarse, buscando que la audiencia opine y le diga que podría estar pasando en su vida ahora que de una forma inesperada se ha enamorado de un chico en el gimnasio.

Justin, el hombre angustiado, no sabe que sigue siendo heterosexual, o etiquetarse ahora como gay, dado que a él no le gustan los hombres, pero, aun así, se enamoró de quien consideraba ser su mejor compañero de entrenamiento.

El hombre dice:

Probablemente pienses que estoy a punto de compartir contigo una historia erótica basada en el título de esta página. Lamento decepcionar, pero de eso no se trata esta historia. En cambio, te voy a contar cómo terminé enamorándome de un hombre gay a quien conozco desde hace más de un año.

Solo para contarte un poco sobre mí, creo que soy tu tipo promedio que está en las cosas de hombre promedio. Si tuviera que describirme, supongo que me parezco un poco al actor Grant Gustin de Flash, excepto que tengo un poco más de 35 años.

Estoy casado, tengo una esposa, dos hijos y vivo en las afueras del área de Tampa Bay en Clearwater. Me encanta el fútbol y soy un gran fanático de los Bucs. Mi trabajo es bastante aburrido: trabajo para el municipio en la gestión de residuos.

Hace aproximadamente un año, me inscribí en un nuevo gimnasio porque esperaba encontrar una nueva opción para ganar peso. Un lunes por la noche después del trabajo, me detuve para hacer un entrenamiento de pecho. Siempre trato de bombear mis pectorales los lunes porque es solo una parte de mi rutina. Recuerdo que cargué dos placas de 45 libras a cada lado de la barra y luego intenté hacer las repeticiones. Ahí es donde me encontré con problemas …

Pude hacer dos repeticiones, pero en el tercera, me encontré luchando con el peso. Si alguna vez has levantado pesas, sabes lo aterrador que puede ser cuando te das cuenta de que es imposible levantar el peso.

Cuando comencé a sentir pánico, un chico que estaba trabajando en el banco de al lado me vio y ayudó. Inmediatamente se levantó y se colocó detrás de mí, agarró la barra con las manos, y me brindó su apoyo.

El hombre me dijo al final que, si volvía a necesitar ayudar que le hablara, no tenía problema alguno en ello. Cuando nos pusimos a charlar un poco más, me dijo que se llamaba Billy. Un tipo súper agradable que aparentemente había estado entrenando en este gimnasio durante varios años. Intercambiamos historias sobre nuestros entrenamientos y hablamos sobre cuán lleno estaba el área de pesas libres.

Billy es uno de los hombres más atléticos que he visto en mi vida. Se parece mucho al conocido culturista Lewis Harrison. Tiene la misma edad que yo, pero probablemente se parece más a los 30. Este tipo tiene brazos súper gigantes, un enorme pectoral y venas que salen de sus antebrazos.

Así que a medida que pasaba el tiempo, regularmente veía a Billy los lunes por la noche. No pasó mucho tiempo antes de que nos convirtiéramos en compañeros de entrenamiento. Lo bueno de nuestra amistad era ver que me esperaba para entrenar. Es algo que me hacía ser responsable porque sabía que él estaría allí para mí.

Honestamente, no tenía idea de que Billy era gay. Realmente nunca surgió el tema, además, nunca me dio una indicación para pensar que lo era. Siento ser estereotipado, pero él simplemente no parece un “hombre gay”.

Así que una noche, después de hacer ejercicio, decidimos tomar una taza de café. Cuando salíamos del gimnasio en su camioneta negra, recuerdo que me dijo que pensaba que mi tatuaje en el brazo era genial y que estaba pensando en tatuarse algo en su cuerpo.

Estando en el lugar donde tomamos en café se pasó el tiempo muy rápido y luego de dos horas me tocó llamar a mi esposa para hacerle saber que iba a llegar tarde a casa porque estaba con mi compañero de gimnasio.

Después de que hablamos sobre cómo podríamos cambiar nuestros entrenamientos para que las cosas no se deterioraran, la conversación se volvió más personal. Me dijo que era mecánico de una aerolínea. Compartí con algunas cosas sobre mi esposa y mis dos hijos. Además, hablamos de fútbol. En algún momento, recuerdo que me dijo que había roto con alguien unos seis meses antes. Mientras escuchaba atentamente, me quedó claro que su ex era un tipo que conoció su trabajo.

Mirando hacia atrás, recuerdo haber estado un poco sorprendido de que Billy fuera gay. Como dije, él nunca me dio esa impresión, nunca. Más tarde, esa noche, cuando llegué a casa y me fui a la cama, mi esposa y yo hicimos el amor. Lo extraño es que comencé a tener destellos de Billy en mi mente.

Puedo recordar besándola y pensar en él cuando mis ojos estaban cerrados. Mi esposa se dio cuenta que algo pasaba y me preguntó si estaba bien. Le dije que había sido un día largo y que probablemente solo necesitaba descansar.

Soy heterosexual, en serio, lo soy. Pero hay algo en este tipo y no sé qué es. Y mi atracción por él va más allá de su físico. Billy me hace reír y es súper gracioso. Siento que con él puedo ser yo.

Es difícil admitirlo, pero creo que estoy enamorado de él. Peor aún, estoy bastante seguro de que él lo ha captado debido a algunos comentarios que ambos hemos dicho. Y al parecer, él también se siente atraído por mí.

La semana pasada, me dijo que había comenzado a ver a alguien. Un chico que aparentemente conoció en una app. También me dio la noticia de que quizás ya no podamos seguir entrenando juntos porque va a pasar más tiempo con esta persona. Recuerdo lo celoso que me sentía y solo sentí que esos sentimientos me asustaban.

Todo esto simplemente apesta. Estoy tan confundido. Quiero decir, sé que me gustan las mujeres. También me siento muy atraído por mi esposa. Sin embargo, no sé qué hacer. No puedo sacar a Billy de mi mente. Incluso comienza a aparecer en mis pensamientos cuando me masturbo.

Al final del relato descrito por Justin, el deja una pregunta sin respuesta para que la gente opine: “¿Será que un hombre heterosexual puede llegar a amar a un homosexual?”

¿Qué piensas?

Déjanos tu comentario sobre el artículo en la parte de abajo y escríbenos a hola@plazadiversa.com si tienes alguna duda o sugerencia.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales y a visitar nuestra página principal para ver más contenido.