Salir del clóset

¿Cuándo Salir del Clóset? – Salir del clóset no debería ser sinónimo de vergüenza o miedo

5 Mins read
El momento qué elijas, el tiempo que transcurra antes de dar ese paso será el idóneo. Nadie te puede obligar ni presionar a hacerlo.

El pasado 11 de octubre se le daba visibilidad y difusión al valor que cada persona perteneciente a la comunidad LGBTQ+ ha tenido al salir del closet.

Y ¿Cuándo es el momento de salir del closet? Todos nos hemos enfrentado a esta cuestión, y solo de pensarlo hasta escalofríos da, es como echar la moneda al aire en la cual hay una probabilidad del 50, 50. Es decir ser aceptado o ser rechazado.

He leído y escuchado historias de terror sobre la salida del closet de muchos amigos… y si alguno me quiere compartir la suya con gusto la leeré.

Pero en este momento hablaré de la mía…

De entrada puedo decir que el salir del closet es irte mostrando tal cual eres con esas personas que para ti significan mucho, a quienes quieres y aprecias siendo ellas con quienes nos interesa expresarnos sin poses ni máscaras y con quienes podemos ser auténticos al 100%: también puedo decir que no se sale del closet una vez.

La primera persona a quien le confesé qué era gay fue a mi mejor amiga de la secundaria, no era algo que se me diera ocultarlo muy bien, pero quizá podía pasar desapercibido detrás del uniforme color verde olivo, mochila militar, ser alguien alto, robusto, heteronormado (o eso creía, ja, ja,ja…).

Pero en el salón era el que se reía siempre de todo, decía tonterías, hacía reír a los demás, le coqueteaba a mis compañeros bueno no a todos solo a los más guapos ja, ja, ja…

En la escuela no tenía que fingir quien era, mis amigos siempre me aceptaron tal cual, incluso ahí descubrí el delineador, y me encantaba ver mis ojos enmarcados con esas líneas negras, un sabiendo que estaba prohibido maquillarnos, pero pues ya saben siempre rebelde y en contra del sistema ja, ja, ja…

Sorry me estoy desviando un poco del tema retomo el salir del closet con mi mejor amiga fue algo liberador ya podía contarle TODO lo que pasaba por mi mente, los sentimientos qué tenía, mis gustos y por su parte ella encontró en mí al mejor de los confidentes, alguien que no la juzgaría, solo la aconsejaría desde el amor y cariño (No soy el más amoroso ni cariñoso, pero ella sabe que la amo). Esa amistad se afianzó y arraigo muchísimo más después de revelarle mi secreto, y desde ahí hasta hoy somos los mejores amigos de toda la vida y ella es una aliada de la comunidad.

Años después mientras hacía tarea y escuchaba música, mi hermana entro a mi habitación y me dijo, quiero hablar contigo, inmediatamente mi sexto sentido ese qué te avisa antes de que suceda algo y que difícilmente falla, se activó y ya intuía el tema que quería abordar y no me equivoque.

Con mucha calma, y creando un ambiente de confianza y mirándome a los ojos me pregunto si me gustaban los hombres e hizo hincapié en que me querría, apoyaría, respetaría y aceptaría palabras que me confundían y me llenaban de desconfianza debido a que en aquel entonces la relación con ella no era buena ni cercana; por eso el escuchar aquel discurso me hizo titubear, finalmente confirme sus sospechas y me dijo que lo sabía desde siempre. Su primera reacción fue abrazarme mientras le corrían unas lágrimas.

En una ocasión me dijo, creo que yo te hice gay porque cuando eras pequeño me encantaba peinarte, pintarte y vestirte de niña, te mirabas preciosa… yo solo me reí y le dije en broma qué quizá si ella era la culpable. 

Obvio no, siempre supe que me gustaban los niños. A raíz de salir del closet con ella nuestra amistad creció y nuestra relación creció y se fortaleció, ella sabe todo de mí y entre nosotros no hay secretos o tratamos de que no los haya ja, ja, ja…

En una ocasión mi madre nos visitó, pasaría su cumpleaños con nosotros, en aquel entonces tenía novio con el cual nos turnábamos para visitarnos pues no vivíamos en la misma ciudad, en esos días cumpliríamos un mes más de relación e iría a visitarlo. Ya saben lo cursis qué nos vuelve el amor, el irlo a visitar implicaba el pasar la noche y quedarme con él.

Tras pasar varios días analizando y pensando sobre el cómo explicarle a mi mamá que me ausentaría un fin de semana, llegue a la conclusión de que ya era la hora de confesarle qué tenía un hijo gay y compartirle lo feliz que me encontraba en ese momento. (Únicamente le dije por mero trámite ja, ja, ja… nuestras madres nos conocen, saben cómo somos, no en vano te cargaron nueve meses en su vientre) mi madre no era la excepción ella lo sabía y el confirmárselo era únicamente quitarme ese peso y tener esa libertad de decir y hablar con ella sin tabús.

Después de decirle que era gay, que tenía novio y que iría a quedarme con él por nuestro aniversario, ella me ayudo a hornearle un pastel. Mi mamá es de otro mundo, muy avanzada a su época pues es y ha sido muy controversial en mi familia de eso quizá escriba después, gracias a ella soy lo que soy le herede el sentido del humor y su manera de ver la vida.

Soy consciente que no soy el protagonista de una salida del closet del terror, y agradezco no haberlo sido, también reconozco que antes de hacerlo tuve mucho miedo y conflictos internos. El ir mostrándome quien era poco a poco con esas personas especiales e importantes para mí, me hicieron llenarme de valor y confianza.

Finalmente el punto al que quiero llegar es que no hay un tiempo establecido para salir del closet, cada persona elige su momento. El salir del closet tampoco quiere decir que debas sentirte obligado a dar explicaciones o aclarar dudas sobre tu sexualidad a los demás, pues como decía Juan Gabriel “Lo que se ve no se pregunta”. 

Salir del closet no debería ser sinónimo de vergüenza o miedo.

El momento qué elijas, el tiempo que transcurra antes de dar ese paso será el idóneo. Nadie te puede obligar ni presionar a hacerlo.

Todos tenemos el derecho de ser felices y sentirnos orgullosos de ser quien somos.

El tiempo lo decides tú y ese será el correcto. Y si nunca lo quieres dar ese paso también está bien. El que los demás te acepten o no, es problema de ellos, no tuyo.

Acéptate y amate tú, de los demás ni te agobies, deja que el mundo ruede…

Se despide enviándote un abrazo fortísimo tu amigo Josuelov «El gordito sexy».

3 posts

About author
Soy Comunicólogo de profesión egresado de la Universidad Interamericana para el Desarrollo (UNID), siempre he visto en la escritura el mejor de los escaparates para poder plasmar historias y expresarse de forma libre y responsable.
Articles
Related posts
Salir del clóset

Estrella de Pop brasileña sale del clóset y dice que su sexualidad es abierta

8 Mins read
Staff See author's posts
Salir del clóset

Kit Connor comenta que fue “forzado” a salir del clóset como bisexual

5 Mins read
Staff See author's posts
Salir del clóset

La estrella de YouTube y presentador de televisión Adam B sale del clóset como gay: “Finalmente puedo respirar”

9 Mins read
Staff See author's posts
error: Content is protected !!